6.500 toneladas que a diario producen los habitantes de Bogotá y algunos municipios aledaños, van a parar al botadero a cielo abierto más grande del país, localizado en entre la localidad de Usme y Ciudad Bolívar.

Doña Juana, ese gran depredador de, naturaleza, seres humanos, animales, será expandido según el Decreto Distrital 621 del 14 de noviembre de 2017 firmado por el alcalde Enrique Peñalosa.

Decreto que declara condiciones de urgencia pública, por la cuales es expreso adelantar un proceso de ampliación del relleno Sanitario Doña Juana, ordenando en primera medida, la compra de los terrenos para que se adelante el proceso de expansión.  

El alcalde Peñalosa ha referido que Doña Juana tiene una vida útil de más de 20 años, según sus cálculos: adquiriendo 130 hectáreas nuevas para enterramiento de basuras y otras 200 para amortiguación ambiental el relleno podría llegar operar hasta el  2070.

Sin embargo el director de la CAR (Corporación Autónoma Regional) , Néstor Franco, ve probable que el relleno continúe en operación hasta el 2022 o 2023 y no ve la posibilidad de cerrar a Doña Juana, de totazo, porque crearía una crisis en menos de 48 horas. Con toda la basura acomulándose por las calles.

Preocupa que después de 30 años, aún se piense en continuar con el enterramiento de basuras,  y no se opte por el aprovechamiento de las basuras en plantas para recuperación de residuos sólidos.

¿Y hasta cuándo ira Doña Juana?

 

Ampliación de Doña Juana
Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter